El arte como forma de expresar la diversidad también se vuelve activismo. Foto: Victor Quintero

Hacer teatro LGBT+ en Sinaloa también es hacer activismo

El teatro se volvió una forma de activismo en Sinaloa, cuando una compañía local comenzó a presentar historias que hablaban de la diversidad y de la población LGBT+. El periodista Alejandro Peña platicó con Victor Quintero, fundador de Vitoko Teatro, quien nos contó el camino que ha recorrido su compañía para ganarse un lugar a la par que el resto de grupos de teatro “convencional”.

CULIACÁN, SINALOA. El pasado mes de junio de 2021, Sinaloa fue noticia en numerosos medios de comunicación debido a la aprobación del matrimonio igualitario. Gracias a ello, los artículos 40 y 165 del Código Familiar fueron reformados para “extender las figuras del matrimonio y el concubinato entre personas del mismo sexo”, según explica el comunicado del Congreso local.

El primer intento se había realizado en 2019, pero en ese entonces grupos conservadores con claros tintes religiosos y autoproclamados defensores de la “familia tradicional”, pugnaron para que los cambios en la ley que favorecían a la comunidad LGBTI+ no se aplicaran.

Sin embargo, ese mismo año, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que aquellas leyes que solo consideren el matrimonio entre parejas conformadas por un hombre y una mujer son inconstitucionales, “porque conlleva a un acto de verdadera discriminación que no puede ser tolerado en un estado de derecho como el nuestro”.

Diputadas y activistas LGBT+ celebran la aprobación del matrimonio igualitario. Foto: Congreso del Estado de Sinaloa

Es así como luego de dos años de lucha constante por parte de los grupos activistas, con el respaldo del poder judicial federal, finalmente este 2021 se alcanzó esa importante victoria en un estado que históricamente ha registrado altos niveles de homofobia y machismo.

No obstante, aunque la comunidad LGBTI+ sinaloense ganó esa batalla, todavía queda mucho por hacer para concienciar a la sociedad sobre temas de diversidad sexual, expresiones de género y derechos humanos.

Las personas LGBTI+ aún se enfrentan a constantes prejuicios, rechazos, exclusiones, maltratos y señalamientos en su día a día. Hay una labor educativa muy grande por delante, y las instituciones públicas no suelen asumir esa responsabilidad. Es por ello que las agrupaciones u organizaciones que ondean la bandera de la diversidad se apropian de ese cometido, con mucha valentía y entereza, porque el oscuro monstruo de la heteronormatividad es un enemigo terco, testarudo y violento.

El teatro LGBTI+ en Sinaloa

En Culiacán, Sinaloa, hace vida un grupo llamado Vitoko Teatro, fundado y dirigido por Víctor Quintero, un joven gay con una larga experiencia artística que actualmente contribuye a visibilizar temáticas relacionadas al colectivo LGBTI+ a través de obras y festivales teatrales, en espacios físicos muchas veces no tradicionales.

Víctor empezó como actor en el 2011, pero decidió formar su propia agrupación en el 2016, para poder transmitir las problemáticas y mensajes con los que más se identifica. En 2019 Vitoko Teatro comenzó el proyecto “Abrazando la Diversidad”, que funge como su gran estandarte en la actualidad.

Abrimos una página web y redes sociales con el nombre del proyecto, empezaron a integrarse grupos de España, Colombia, Argentina y Cuba, luego creamos un festival internacional virtual con ese mismo título, donde se compartieron obras de teatro y monólogos dedicados a la comunidad LGBTI+”, señala Víctor.

Por las restricciones de la pandemia, la agrupación ha tenido que adaptar sus actividades al mundo virtual, llegando de esta manera a públicos de España, Argentina y más recientemente de Colombia, donde participaron en el Festival Internacional de Teatro Rosa.

Víctor resalta que en Sinaloa persisten muchos tabúes con respecto a la diversidad sexual. “Estamos en un estado donde todavía hay miedo de salir a la calle, hay miedo de expresarse libremente. Tienes esa obligación de decir que perteneces a la comunidad LGBTI+ o que tienes una preferencia sexual diferente, y son cosas que no tendrían porqué explicarse”, remarca el joven director.

El morbo de lo “diferente”

En los inicios de las actividades de Vitoko Teatro, la aceptación de su forma de expresión fue complicada, por motivos asociados a una supuesta ‘moral’ y al machismo, “lo miraban más con morbo que como algo de crítica social. En la calle estaban sucediendo agresiones en contra de nuestra comunidad. Recientemente yo estaba sentado en la calle, y como esta ciudad es machista, al verte diferente te irrespetan porque sí”, indica Víctor.

De hecho, dentro del mismo gremio teatral, Víctor y su grupo también han recibido comentarios humillantes, al ser calificados como “el grupo de las joterías”, demeritando su trabajo. Afortunadamente, con “Abrazando la Diversidad” el público ha ido aprendiendo. “Mucha gente ha empatizado con las historias. Se han acercado jóvenes a preguntarme cómo fue mi proceso para aceptarme. Incluso hay gente que se ve reflejada en algún personaje”, señala.

Aunque el apoyo ha ido creciendo paulatinamente, no es manifiesto, es decir, los apoyan, pero de “lejitos”. Las instituciones culturales de Sinaloa, de hecho, no publican nada relacionado a Vitoko Teatro:

“Aquí en Culiacán las instituciones del gobierno solo apoyan a grupos teatrales que ya conocen, son muy elitistas. Y a los LGBTI+ como nosotros ni nos ven. Sinceramente no me he acercado a ninguna institución para que me apoye económicamente, porque el tema de la diversidad lo estoy tocando desde una parte muy personal, y quería ponerlo en la mesa porque acá en Culiacán nadie antes lo había expuesto abiertamente. No me gustaría depender de ninguna institución, porque eso me obligaría a ajustarme a ciertos reglamentos que limitarían el proyecto”.

Victor Quintero
Foto: Victor Quintero

“Lo que ustedes hacen no es trabajo”

Otro obstáculo al que se enfrentan las personas dedicadas al teatro en Sinaloa está vinculado a los bajos ingresos que genera esta actividad. “En el norte es difícil vivir de las artes. Debes tener otra profesión para mantenerte. Ni siquiera te prestan espacios en teatros, e incluso batallas para que te los renten. Es difícil también abrir nuevos espacios. Nosotros nos manejamos en espacios independientes, y nos hemos presentado en bares y restaurantes”, cuenta Víctor. 

Inclusive, en muchas ocasiones, los integrantes de Vitoko Teatro deben disponer de su propio dinero para continuar con su labor. En esos espacios independientes en los que se presentan los apoyan con la venta de boletos, pero las ganancias son muy bajas. 

Por otra parte, los habitantes de Sinaloa desconocen los altos costos que implica hacer teatro. 200 pesos por entrada es considerado un precio exagerado para un “simple” entretenimiento, pues muchos estiman que la disciplina teatral no es una profesión.

“Acá no hay cultura de teatro. Si haces una obra, va la misma gente que se dedica a esto. Nos ha tocado ir a diferentes colonias para mostrar nuestro trabajo, a gente que nunca ha ido al teatro. Nos ha tocado luchar para que se considere al teatro como un trabajo”, subraya Víctor, quien añade que “en los institutos de cultura tampoco hay una cartelera con obras que puedan realizarse sin cobrar entrada, para que la gente se vaya educando en el teatro. Hay muchos grupos de teatro acá, pero no hay apoyo institucional”.

Los primeros batallan más

A pesar de todo esto, Víctor se siente orgulloso de ser uno de los pioneros en tratar temas LGBTI+ en espacios públicos dedicados al arte. “Fuimos el primer grupo que tocó temas de diversidad, y que organizó un festival internacional. A partir de ahí, un grupo llamado Intermitente Teatro comenzó hace poco a presentar obras de diversidad también. Al ser los primeros, hemos batallado más, poco a poco, pero con pasos firmes. La gente nos ha hecho buenos comentarios. El comité LGBTI+ de Sinaloa nos ha apoyado mucho. Nuestra intención es tener espacios de expresión libre”, indica el también actor.

Abrazando la Diversidad

Con “Abrazando la Diversidad” ha llegado a escenarios internacionales y ha recibido numerosos elogios por los temas que maneja. Fue un proyecto que ideó hace dos años, con la intención de plasmar su vida en un trabajo de ficción. En ese momento no se logró y posteriormente llegó la pandemia. Un día le surgió la idea de crear la página “Abrazarte-Video-Teatro”, donde comparten el teatro hecho en casa. Allí decidió retomar “Abrazando la Diversidad”, junto a su equipo. 

Así, comenzaron a planear un festival internacional con el mismo nombre, sobre temáticas LGBTI+. Hicieron una convocatoria pública, a la que respondieron grupos de Argentina, España, Cuba, Paraguay. Realizaron varias obras de teatro por Zoom y redes sociales, e incluyeron talleres. Allí participó la reconocida actriz y activista Veroka Silberman, quien hace diez años fue una de las principales impulsoras del matrimonio igualitario en Argentina. Ella impartió tres talleres y una conferencia donde participaron activistas de México y varios directores de producciones LGBTI+. 

Póster de Vitoko Teatro

“Aprendimos mucho, nos abrió los ojos a muchas cosas nuevas. Conocimos historias muy fuertes. Con ese festival terminó de adquirir forma la obra Abrazando la Diversidad, que consta de seis monólogos que parten de experiencias propias, en colaboración con dramaturgos cubanos, colombianos, y de acá de Sinaloa, como Alejandro Langape de Cuba, Manolo Díaz un dramaturgo de Sinaloa, Sergio Sarmiento un director y actor de Barranquilla, Colombia. Con este apoyo se pudieron desarrollar los seis monólogos que iniciamos por Zoom, y fueron muy interactivos”, comenta Víctor.

Foto: Victor Quintero

“Abrazando la Diversidad” se ha consolidado como un espejo de la realidad, que tiende a incomodar a muchas personas. Vitoko Teatro, con base en el análisis de algunos comentarios del público, ha concluido que mueve muchas fibras y sensibilidades.

“Mucha gente se acerca a nosotros porque se identifica con nuestras obras. Tenemos un monólogo que se llama Fuera de Cámara que trata de un chavo que es abogado y que fuera de cámara, es decir, de su casa, se ha tenido que construir esta imagen fuerte, de hombre imponente, que la sociedad requiere para ser un abogado. Y tiene una lucha interna para mostrarse como realmente es. Y muchas personas se han identificado con esa ‘doble vida’ que se debe mostrar para encajar en la sociedad. Hay otro de un chavo que hace una llamada desde el baño, y trata de cómo estamos viviendo una permanente inmediatez, en un tiempo donde todo lo queremos rápido con las redes sociales. Este chavo quiere encontrar una estabilidad a través de las redes. Hay otro de un chavo que vive abusos desde niño. Hay otro que es de un chico sugar baby que en pandemia decidió abrir su canal de Youtube, y empezó a poner el tema en su canal de lo que es salir con un sugar baby, y nos termina contando su vida, lo que él quiere y busca. Hay otra de una chava que estuvo en un matrimonio con un chavo heterosexual, y cuando lo dejó se casó con una chava, pensando que habría un mejor entendimiento, y resultó ser una chava machista que también la golpeaba”, explica Víctor sobre los monólogos que conforman “Abrazando la Diversidad”.

La LGBTIfobia que vive en México

Según este director, se puede asegurar que México es un país LGBTIfóbico. Apunta que los medios más grandes no hablan del tema abiertamente, y aunque mucha gente expresa que sí apoya a la comunidad y que tiene una mentalidad liberal, cuando vas a ciertos sitios en los que saben que eres homosexual, te miran diferente. “Estamos aún en un proceso de asimilación, para ser libres en ese aspecto en un futuro. Sí existen las ganas de cambiar, sobre todo en años recientes, pero falta mucho todavía”, manifiesta

Si bien los medios de comunicación más conocidos no los toman en cuenta, Víctor aclara que en Culiacán el panorama es diferente. “Para mí ha sido una sorpresa porque a cada medio de comunicación que he ido me han atendido. Me han hecho entrevistas, me han invitado, me han publicado. Yo he notado la apertura de los medios de comunicación de exponer y apoyar. No he sufrido discriminación en esa parte. También tiene que ver con las nuevas generaciones. En los medios hay chavos que incluso estudiaron conmigo, y eso aporta una nueva visión”, indica.

Con respecto a su evaluación personal acerca del avance de la visión social hacia la comunidad LGBTI+, Víctor expresa que siente que “en México ahorita estamos aprendiendo, porque hemos estado muy desinformados en años anteriores sobre la diversidad sexual. Hemos enraizado un estereotipo de lo que es ser homosexual. Yo lo he vivido con amistades que me dicen ‘ay ustedes los homosexuales son bien buena onda, les gusta mucho la fiesta’”.

El activismo de Vitoko

Vitoko Teatro considera que con su trabajo efectivamente hace activismo, al compartir historias LGBTI+ con un público que no ha tenido esa información. Su intención es mostrar testimonios con los que la gente se identifique. “La gente que nos ve nos ha puesto la bandera de activistas, y nosotros la ondeamos con orgullo y respeto”, asevera Víctor, y al mismo tiempo afirma que “todavía nos faltan muchos temas por tocar, y armar más historias, llegar a más gente. Estamos en el proceso de hacer la segunda edición de Abrazando la Diversidad”.

Finalmente, Víctor reflexiona sobre la importancia de transmitir mensajes asociados a la comunidad LGBTI+ a través del mundo artístico:

“Que las artes nos tomen en cuenta nos da un plus, nos sentimos apoyados, con ganas de seguir. No existía ese apoyo. Las artes son una parte muy importante para llegar a cierta gente con influencia, y que nos escuchen, nos vean. Yo seguiré trabajando, creando, y apoyando a la comunidad, e invitando a la gente a que exprese su sentir. Somos ese espacio para apoyarnos. No es cuestión de que nos acepten, somos seres humanos diferentes, como todos. Lo ideal es no seguir expuestos a que nos pregunten qué somos. El logro llegará cuando nadie te pregunte nada sobre el tema, y ese es nuestro gran objetivo, llegar a ese escenario”
2620829
Recibe cada semana nuevas historias LGBT+ directo a tu Correo Electrónico.