Foto: Comité de la Diversidad Sexual de Chihuahua

Hombres gay: Hablemos de Bisexualidad

¿Quiénes de ustedes pensaban que la bisexualidad no existía y sólo era “una etapa” entre ser gay y ser hetero? Levanten la mano, sin miedo. Yo también. Hablemos de la bisexualidad, por favor.

Durante años, pensé que la bisexualidad era “una forma de esconder tu homosexualidad”, un truco para mantener un pie en la norma heterosexual y otro en la “vida de perdición gay”. Lo pensaba tan a profundidad, que la primera vez que salí del clóset aseguré que era bisexual, que “había esperanza” para mí, que podría crecer y casarme con una mujer y tener una familia feliz, como se esperaba.

El caso es que como yo, muchos gays de mi entorno pensaban lo mismo, lo veía en los foros de internet que empezaba a descubrir, leía discusiones sobre cómo las personas bisexuales se estaban “haciendo mensas” para no ser “tan discriminadas” (¡Oh, la ironía!), que era imposible sentir atracción por más de un género.

Mientras tanto, era extremadamente raro que un hombre bisexual se sumara a la conversación. Era como si no existieran.

Leí múltiples historias de hombres gay que habían tenido relaciones sentimentales y sexuales a escondidas con hombres casados (con mujeres, obviamente) quienes aseguraban ser bisexuales, pero que estos gay “sabían” con el corazón que en realidad eran gays que habían sido obligados a casarse y tener una vida hetero, para disimular (casos que también existen, pero ese es otro tema).

Esto además planteaba dos ideas absolutamente erróneas: que las personas bisexuales no existen, y que si existen entonces son sumamente infieles, porque ni modo que se queden con una pareja para toda la vida si “no le da todo lo que le gusta”. Esto hace que algunos gays piensen que los bisexuales “no son de fiar”, pues terminarán dejándote por alguien más de otro género.

Existe además una fetichización hacia los hombres bisexuales por parte de otros hombres, que aseguran que sólo salen con “hombres bi o hetero”, porque son más varoniles (por que tienen o desean tener sexo con mujeres), como si los hombres bisexuales no pudieran expresar su identidad de otras formas que no sean la heteronorma. Basta con abrir Grindr para comprobarlo.

De esa misma aplicación he visto decenas de capturas de pantalla, a perfiles que dicen en orientación: bisexual, y en rol sexual o posición: pasivo, acompañadas de burlas y comentarios sarcásticos ¡Cómo va a existir un bisexual pasivo! ¡A quién intenta engañar! De nuevo con los prejuicios: pensamos que ser activo significa ser varonil, “ser el hombre”, y ser pasivo es ser femenino, “ser la mujer”, y pues los bisexuales tienen que ser varoniles ¿No? Sin entrar a profundidad en el detalle de que además llegamos a pensar que ser pasivo es “ser inferior” por “ser femenino”, y la misoginia detrás de dicho pensamiento.

¿Alguna vez nos hemos detenido a pensar en el daño que estos comentarios le pueden hacer a PERSONAS REALES? Quizá es momento de reflexionar porqué es tan “difícil” que los hombres bisexuales hablen abiertamente de su sexualidad, si desde quienes deberíamos ser unos de sus principales aliados, les tratamos con recelo y falta de empatía.

Es momento de que dejemos estos pensamientos arcaicos atrás, tenemos que dejar de fetichizar, invisibilizar y estigmatizar la bisexualidad. Hagámonos cargo de nuestros prejuicios ya.

*****

Este 23 de septiembre es el Día de la Visibilidad Bisexual, así que abraza a tu bisexual más cercane, y deja de dudar de su sexualidad.

2620829
Recibe cada semana nuevas historias LGBT+ directo a tu Correo Electrónico.