Mitos del Amor Romántico y otras formas de amar…

El amor romántico es el modelo con el que se nos ha enseñado a amar, al menos en gran parte de los casos. Lo vemos en las películas (Disney y sus cuentos con princesas en peligro es el ejemplo perfecto), en la televisión, en los libros, e incluso en nuestra propia casa. ¿Qué mitos tenemos asumidos como verdades y no nos hemos cuestionado?

PODCAST – A lo largo de nuestra vida nos exponemos a diferentes formas de ver el mundo, pero es claro que algunas tienen más presencia que otras. En el amor es igual, el amor romántico es el modelo de amor occidental por excelencia… en esta época, ya que no siempre ha sido así. En este episodio enlistamos varios mitos del amor romántico que se nos han inculcado como verdades absolutas, y que no solemos cuestionar.

¿Sientes que no encuentras el amor porque no ha aparecido tu “alma gemela”? ¿Crees que el amor lo puede todo? ¿Añoras tener una pareja porque crees que es lo que le falta a tu vida? ¡No te pierdas este episodio!:

Mitos del amor romántico:

  • La media naranja: “Tú mi complemento, mi media naranja, yo te quiero SIN CRUZAR PALABRA” seguro conoces esta canción de Fey (y si no, seguro es que eres muy joven), y este mito justamente habla de cómo se nos ha enseñado que existe nuestra “alma gemela”, alguien “ideal”, o “nuestra media naranja”, es decir, alguien predestinado y hecho específicamente a la medida de nuestras necesidades. Esto sin embargo es mentira, las relaciones se construyen en base a afinidades, pero siempre habrá diferencias y estas se deben trabajar, no existe una pareja perfecta y por lo tanto lo importante es trabajar para construir una buena relación.
  • Mito del emparejamiento: Este es un mito que hemos escuchado muchas veces de parte de Antiderechos, que la pareja HETEROSEXUAL (obviamente) es algo que se da naturalmente, es decir, que no tiene nada que ver con la sociedad sino con el “instinto humano”. El crear relaciones de amor con reglas y compromisos no es algo “instintivo”, se da porque a la sociedad le ha funcionado como forma de organizarse, y tampoco es exclusivo de las relaciones heterosexuales.
  • Mito de la exclusividad: Se dice que no puedes tener sentimientos por otras personas cuando estás en pareja ¿Es cierto? La verdad es que no, las relaciones interpersonales son algo complejo y el amor no es un pastel que se reparta y se acabe, tu capacidad de amar no está atada a un número de personas en específico, y se puede amar de formas tan diversas que claro que es posible enamorarse de alguien más aún estando en pareja. ¿Has escuchado del poliamor?
  • Mito de la fidelidad: Este nos habla de la importancia de que una pareja tenga sexo sólo entre los miembros de la misma y con nadie más. Este mito está tan arraigado en nuestra sociedad que incluso se toma como algo preestablecido, es decir, que cuando inicias una nueva relación con alguien se da por entendido que existe exclusividad sexual, pero esto no es así. Si bien la exclusividad sexual se puede practicar sin ningún problema, siempre es importante que existan acuerdos en la pareja al respecto, que se hable y ambas partes estén en el mismo canal al respecto. Hablar del tema no significa que vayan a abrir la relación, pero sí es importante siempre HABLAR.
  • Los celos: ¿Has escuchado eso de que si no te cela no te ama? ¡ERROR! Los celos se han aceptado como parte natural y deseable de una relación, pero en la realidad los celos suelen ser una muestra de inseguridad y falta de confianza. Sentir celos es algo que quizá no puedas controlar, pero es importante que estés consciente de lo que son, y trabajes al respecto. A veces son señal de que algo no va bien en tu relación, sin embargo nunca deben usarse como justificación de actitudes egoístas, violentas o posesivas.
  • Mito de la equivalencia: Las películas románticas son expertas en mostrarnos relaciones intensas y dramas apasionados donde los protagonistas se aman tan fuerte que nada los puede separar. El problema con esa representación es que sólo se nos muestra una parte de la relación, y nunca los altos y bajos que puede tener, y los sentimientos que pueden cambiar. El mito de la equivalencia dice que se una persona no se siente tan enamorada como al principio de su pareja lo mejor es terminar, sin embargo esto no tiene porqué ser así. El amor es algo que se construye y evoluciona, por lo que es normal no sentir exactamente lo mismo por tu pareja, sobre todo si llevan varios años juntos.
  • La omnipotencia del amor: EL AMOR NO LO PUEDE TODO, aunque nos hayan dicho que sí. Esta creencia nos lleva a pensar que ningún factor externo puede influir en el amor que le tienes a tu pareja, cuando existen numerosos obstáculos que pueden hacer que una relación no triunfe, como las relaciones con familiares, las finanzas, cuestiones laborales, metas académicas o laborales incompatibles, y hasta problemas de salud. Amar a alguien no significa que debas aguantar todo lo que la vida les presente, y es válido amar a alguien pero no estar dispueste a continuar por motivos externos.

Las historias LGBT+ son importantes.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe en tu Correo Electrónico una selección de historias y recomendaciones de nuestro equipo.