Presentación del análisis / Foto: Fuera del Clóset AC

Policías usan figura de “faltas a la moral” para detener personas LGBT+, denuncian activistas

ESTADO DE MÉXICO.- Con base en frases como “faltas a la moral y buenas costumbres” que se encuentran en los Bandos municipales del Estado de México las policías municipales acosan, extorsionan y detienen arbitrariamente a personas LGBT+ en el espacio público, según denuncian activistas locales, que este fin de semana presentaron un análisis de los 125 bandos municipales del Estado.

Ricardo Torres, presidente de Fuera del Clóset A.C., indicó que los bandos municipales tienen frases que se utilizan para discriminar a la población LGBT+ bajo la discrecionalidad de los funcionarios públicos, quienes pueden interpretar el reglamento a su modo, pues no existen definiciones claras a lo que se castiga en ellos.

“Llevamos 10 años documentando detenciones arbitrarias, extorsión y acoso u hostigamiento por parte de servidores públicos, especialmente policías municipales… Y esto es algo que no sólo se da en el Estado de México, sino en toda la república, que se usa la figura de “faltas a la moral” o “exhibicionismo” como excusa perfecta para la detención de personas LGBT+, lo cual claramente va en contra de ordenamientos jurídicos tanto a nivel nacional como internacional en materia de derechos humanos y no discriminación de personas LGBTTTI” señaló Ricardo.

En el “Análisis de protección de las personas LGBTTTI+ en los Bandos Municipales del Estado de México 2022” que empezaron a trabajar desde 2021 encontraron que de los 125 bandos municipales existentes, 116 contemplan infracciones vinculadas a las “faltas a la moral y/o las buenas costumbres”, lo que representa un 92.8%. Según la organización: “la presencia de estas infracciones se traduce en un alto nivel de discriminación institucionalizada que avala sanciones hacia las personas, simplemente, por no ser heterosexuales, cisgénero o no cumplir con las expectativas dentro del sistema binario de sexo – género”.

Portada del análisis

Ricardo añade que en muchas ocasiones los policías municipales utilizan de pretexto esta figura de “faltas a la moral” para molestar a parejas de dos hombres o dos mujeres tomadas de la mano o dándose un beso, y lo equiparan con conductas sexuales o “indecentes”, debido a que los bandos no definen a qué se refieren con “moral y buenas costumbres”.

Es subjetivo, porque se castiga bajo la moral ¿de quién? En ninguno de los bandos se describe a qué se refiere con la moral, no existe una frase que diga ‘la moral de una persona será lesionada cuando pase esto o aquello’, en ningún papel se explica esto” añadió.

Además, Torres denuncia que la forma en que operan las policías municipales les permite que incluso bajo denuncias anónimas de la ciudadanía puedan detener a alguien por darse un beso con su pareja, si la persona que denuncia señala que ese acto, el beso, “afecta su moral”. Ante esto, la organización recomendó a los 116 ayuntamientos que contemplan estas figuras en sus bandos municipales que deroguen estos artículos del reglamento, y se apeguen al respeto a los derechos humanos de la población LGBT+.

El análisis también indica que a pesar de que en México nunca se ha considerado la homosexualidad o transexualidad como un delito, sí se han contemplado sanciones administrativas a personas que salen de cisheteronorma, de lo “convencional”, y citan como ejemplo la historia del Baile de los 41, donde 41 hombres – la mitad de ellos travestidos con ropas consideradas de uso exclusivo de las mujeres de la época – fueron detenidos y castigados por participar en un baile clandestino, por parte de las autoridades porfiristas, tomando en cuenta el Código Penal de 1871, en el que se incluían los términos de “faltas a la moral y las buenas costumbres”.

Integrantes de Fuera del Clóset AC, durante la presentación del análisis / Foto: Fuera del Clóset AC

Este análisis fue enviado a los 125 ayuntamientos del Estado de México y a sus correspondientes Defensorías Municipales de Derechos Humanos, con el objetivo de que conozcan la situación e implementen cambios en los ordenamientos locales para evitar que se siga discriminando a las personas LGBT+ en el espacio público.

Hasta el momento, sólo dos municipios han respondido: Calimaya y Coacalco. El primero respondió que el municipio “no está listo para reformas tan progresivas”, mientras que el ayuntamiento de Coacalco asegura que “no existe discriminación a las personas LGBT+ porque en el municipio hay una Unidad de Diversidad Sexual en el Ayuntamiento”. Al respecto, Ricardo señaló que: “Es absurdo, es como decir que tenemos una ley federal para prevenir y eliminar la discriminación pero no por eso las personas LGBT+ dejan de ser discriminadas”.

Fuera del Clóset A.C. espera que este análisis sirva para impulsar cambios en los ayuntamientos del Estado de México cuyos funcionarios aún discriminan a las personas LGBT+ bajo figuras arcaicas en sus reglamentos. En el Estado de México cada año durante el mes de febrero los municipios publican su Bando Municipal vigente, pero pueden realizar cambios durante todo el año.

Las historias LGBT+ son importantes.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe en tu Correo Electrónico una selección de historias y recomendaciones de nuestro equipo.